Policía abducido en Nebraska

Policía abducido en Nebraska

La fría noche del 3 de diciembre de 1967, el joven sargento de policía Herbert Schirmer hacía su ronda habitual por las calles casi vacías de Ashland, Nebraska. Eran las 2:20 am de la madrugada, los negocios estaban cerrados, lo único abierto a esa hora, era la gasolinera en la carretera seis.  Se detiene y nota algo extraño en la distancia. Parecían las luces rojas destellando de un camión grande. Pensó que podría ser una ambulancia o una grúa…

Condujo por la autopista 63 hasta que llegó a la escena. Puso las luces altas y pudo comprobar que definitivamente no se trataba de un camión ni nada parecido. Las luces rojas que había visto parpadear provenían de lo que parecían las ventanillas de un objeto metálico de forma ovalada. Era como de aluminio pulido y aspecto brillante que flotaba silencioso a unos dos metros y medio sobre la superficie de la carretera. Y emitía una luz azul proveniente de la base…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *